COMIENZO Y FINAL

El vibrar del violín,

Despierta mi pena por tu ausencia.

Que es tan fuerte para mi corazón

Como una ola que golpea el acantilado,

Que nos separa en estos días;

Días tristes sin tí,

Cuando la lluvia, cae por las mañanas

Inundando; aceras o cualquier lugar por donde vaya.

Menudos charcos, que sirven de espejo para mis ojos, que con triste mirada

Divisan tu rostro , tus labios tan finos

Y esos tus cristales que me vuelven loco.

A través de la brisa del mar enardecido

Escucho tu sonrisa y esa voz melodiosa

Cantarme al oido.

Siento tu mano tan blanda y pequeña

Que acaricia mi rostro que el camino me enseña,

En momentos obscuros, donde no hay estrellas.

Amanece de pronto con un sol tan fuerte, y vuelve a mi mente mi corazón lo siente,

Miro al calendario es otro día más sin verte.

Espero que pase un día tras otro,

El desden que me atrapa

Me vuelve un nudo de nervios,

Y el miedo que sentiré, para aquél día que nos veamos.

Como si fuera el primer día,

Que comenzó éste amor, bajo el cielo de la ciudad de los reyes, caminando entre tumultos,

Entre; jirones, avenidas y muchas calles, sentados entre bancos de antiguo marmol de la plaza San Martín.

Recorriendo la Alameda, entre murmullos y de la mano, en ese entonces ya sentía que te amo.

Esas tardes frías, que juntos pasamos

Entre abrazos y besos, en los sitios perfectos que Tú y yo creamos.

Los faroles arcaicos iluminaban los rostros de toda la gente, en especial los de nosotros.

Nuestros labios, batiendose en un duelo sangriento,

Y los ojos cerrados en todo momento

Cada quien llevaba la emoción por dentro,

De pronto divisamos el sin fin del cielo,

Caminado a paso lento, hacia el puente trujillo, se acercaba la hora de verte partir.

Momento más triste que vivo a diario

Esperaba el mañana para poder verte,

Como espero en esta tarde.

De sol casi oculto, de luna saliente de viento sereno, de momentos sólo, extrañando todo de ti.

Estás exenta, permitete amarme,

Que yo haré lo mismo.

Llegará el momento de vernos,

Con miradas fijas, chacharas amenas

Quiero verte pronto amor de mi vida,

Para sanar mis penas,

Éstas manos vacías, llenar con tu cuerpo, a la luz de la noche.

Al ritmo del silencio, sentír tu corazón agitado, recorrer tu figura y con mis labios perderme en lo más recóndito de tu ser.

Cada quien siente algo especial por el otro, complementandonos en el infinito.

Sentirte gemir sin miedo, mientras titubeo tu nombre al oido diciendote que te amo.

ME ENAMORÉ

Me enamore de tus ojos

De tú sonrisa perfecta,

Del latido de tú corazón

Por las mañanas cuando despiertas.

Me enamoré de tus manos

Cuando tocan mis mejillas,

Y de esas miradas tiernas

Que me diste aquél día.

Me enamoré del sabor de tus labios

De tu sexy caminar,

De tus grandes ojos fijos

Que me miran al charlar.

Me enamoré de tus gustos

De tus errores y pasiones

Por que así es el corazón,

No diferencia razones.

Me enamoré de tu inteligencia

Hasta caer en limerencia,

De tu cabello lacio

Que peinaré en el ocaso,

Del venidero verano

Que esperas con ansias,

En enero del siguiente año.

ÁRBOL

Fue aquél invierno

Y el árbol junto a casa,

En donde transcurrió mi niñez.

Ese mismo árbol que se alegraba

Cuando caían los chubascos de ese entonces,

Y se ponía triste

Cuando yo enfermaba.

Ese mismo árbol que vivía

Al compaz de mi corazón,

Y en cada respiración mía

A el le crecía una flor blanca.

Ese mismo árbol, que en los fuertes vientos,

Parecía hablar, y se doblaba hasta el suelo,

Como quien decía, juguemos

Mientras soy flexible.

En tanto me aleje

El árbol envejeció,

No tenía hojas, no era flexible

Y sus flores marchitaron.

Así transcurrió tiempo

El árbol junto a casa; sufrió

Y murió sin decir ninguna palabra.

AUSENTE

Te ausentaste de repente
Y no me di ni cuenta,
Simplemente te fuiste
Y yo te extraño.


Tal vez tengas  tus motivos, razones
Pues algún dia volveremos a vernos
Quizá mañana, pasado, no lo sé.


No quiero abdicar a tu amor
Ni mucho menos a tu dilección,
Seguiré firme en esta brega.


Quizá sea un díscolo
Eso tu me lo dirás,
Porque aunque no estés conmigo
Siento que formamos parte de un mismo ente.


Pues me cuesta, aceptar que te he perdido,
Y con muchas ansias espero nuevamente,
Escuchar tus pasos en la acera,
Los cuales me guiaban directo hacia ti.


Aveces siento tu voz estamparse a mi oido, a través  del viento;
Despierto de repente del profundo sueño, y como de costumbre
Es el inconsciente, que trata de embaucarme.

QUIERO

Quiero sorprenderte por las mañanas

Y recitarte el mejor poema antes no dicho,

Con el trinar de las aves de fondo.

Quiero pasar las tardes contigo

Y ver el sol caer al mar,

Como las flores nacer en primavera.

Quiero correr contigo bajo la lluvia,

Que golpea, suavemente nuestras cabezas

Y ver resplandecer las estrellas bajo el cielo,

Aún habiendo algo de nube.

Quiero despertar contigo por las mañanas,

Y amarte como si fuera el primer día

El cual cruzamos miradas

Y yo escuche tu dulce voz.

Quiero sentir, lo que nunca he sentido

Quiero gritar que eres mía,

Aunque nadie me escuche decirlo

Y solo será plausible estando a tu lado.

ERES LUZ

Eres luz en noche oscura

Y rayo de sol por las mañanas,

Eres manantial de agua mansa

Y polvo de viento sereno.

Eres el poema que plasmo,

En mi cuaderno de versos

Eres la flor que trato de cultivar ,

Día a día a la diatancia.

Eres la niña de mis ojos

Con las cuales observo el universo

Eres gota de agua en el decierto

Que con solo caer en tierra,

Hace florecer los yermos suelos.

Eres como el cielo,

Celeste e infinito

Eres como una melodía,

Que hace vibrar mi yo interior.

Eres como pensar en algo mágico,

Que te busco con la mirada

Te siento con el corazón,

Y que algín he logrado encontrar.